La ciencia nos trae avances de manera constante, pero, aunque creíamos que no era posible, ahora nuestros ojos podrán hacer zoom, a manera de una cámara fotográfica, para alejar o acercar objetos, a través de unas lentillas.

Es que investigadores de la Universidad de San Diego en California, crearon unas lentes robóticas que se controlan con un simple movimiento de los ojos o parpadeo.

¿Cómo son las lentillas con zoom incorporado?

Estas lentillas de contacto inteligentes están hechas de polímeros, que son sustancias químicas, que se expanden cuando se aplica una corriente eléctrica, y se controla mediante cinco electrodos que rodean los ojos.

Esto permite que la lente pueda enfocar cuando el polímero se vuelve más convexo. No será necesario presionar botones, como en los móviles para enfocar las imágenes, sino que la propia lentilla será la encargada de detectar señales electrooculográficas para adaptar la visión.

El zoom entonces se activará con el guiño del ojo y permitirá ver un objeto hasta tres veces más grande que su tamaño original.

¿Tiene efectos secundarios esta tecnología?

Los investigadores aseguran que no tiene ningún efecto secundario su utilización. El único peligro sería que en algunos casos no funciones de manera correcta, principalmente por las propiedades electrónicas de la propia lente.

Por supuesto que las personas que las utilicen deberían cumplir con las recomendaciones habituales que suelen darse para el uso de las lentillas comunes. Por ejemplo, no deberían:

  • Exponerse al viento
  • Se tendrían que evitar las zonas de excesivo polvo
  • Guardar la mayor higiene posible para aumentar la durabilidad de las mismas.
  • Además, que no tengan contacto con el agua de las piscinas y medir el tiempo en el que se usan, sobre todo si las lentillas son descartables.

¿Son solo un prototipo?

Por el momento sí, pero las grandes marcas ya demostraron interés por comercializarlas. Por ejemplo, la empresa Samsung ya solicitó su patente para producir lentes de contacto inteligentes que tendrán una cámara incorporada.

Ahora habrá que refinar este invento para que se transforme en un elemento utilizable sin problemas. Por el momento, lo más probable, es que pocas personas utilicen este invento tecnológico tal como está en la actualidad. Esto debido a que para su uso requiere que el usuario conecte unos electrodos en su rostro, ya que la tecnología del zoom aún no se encuentra incorporada en las propias lentillas.